boton llamar ya
boton reservas

La Tahona te trae recuerdos, aunque nunca hayas estado allí. Cruzas su umbral y sientes aromas que te inspiran a disfrutar de la naturaleza y del sosiego. Y enseguida te das cuenta que esa atmósfera que te envuelve con su encanto tiene su principio en la decoración ecológica y sostenible, sin dejar a un lado las comodidades y servicios más buscados hoy en día para disfrutar al máximo de un alojamiento rural.

La decoración ecológica y vernácula es el secreto del carácter único de La Tahona. ¿Cómo lo consigue?

En primer lugar, con el compromiso de Pilar y Ernesto con las 3 R´s de la Ecología: Reciclar, Reutilizar y Reducir.

Una casa rural con encanto y sabor ha de estar en completa simbiosis con su entorno. Ha de formar parte de él, cuidarlo para nutrirse el uno del otro.
Y eso pasa con La Tahona, lo percibes en cuanto entras.
Las vigas de madera que ves son las originales, que siguen perfectas gracias a los cuidados y el mantenimiento. Las ruedas y poleas son las que se usaron en la antigua tahona de pan. La trampilla, las enormes tinajas, las contraventanas de madera…son elementos que siguen ahí, algunos de ellos centenarios.

Hay materiales muy fáciles de reciclar, por lo que reducimos su huella de carbono y contribuimos al cuidado del planeta. Uno de ellos es la madera que utiliza Ernesto en casi todos los elementos de la casa. También el cartón, el papel, el vidrio y los metales, que Pilar transforma en preciosos objetos decorativos.

En línea con la Reutilización, también vas a encontrar objetos muy antiguos que han sido restaurados para darles una nueva vida, y tengo que decirte que lo hacen con mucho acierto porque se integran en la casa como si siempre hubieran estado allí.
Me encantó una vieja estufa de hierro y latón restaurada que ahora es una mesita de noche y la legendaria máquina de escribir Hispano-Olivetti decorando el distribuidor del piso de arriba. En el salón comedor puedes encontrarte con la máquina de coser Singer y también cestas y jaulas convertidas en lámparas estratégicamente colocadas. ¿Conoces el candil de aceite? ¿La plancha de hierro colado? Pues vas a encontrarlos en la casa.

Te cuento otro de los secretos de su ambiente rústico y campestre: Lo natural. Frascos de cristal y botes de conservas reciclados y decorados con telas y cuerdas salpican los rincones repletos de flores secas y hierbas aromáticas como la lavanda y el tomillo, piñas y ramas… ¡Me parece la mejor forma de darle aroma y color a las estancias de una forma natural!

La luz es el siguiente elemento que adorna las habitaciones, los patios y la zona de la piscina. Tanto la luz natural del día enmarcada por las contraventanas como las guirnaldas solares ( que reducen el consumo energético) le dan ese ambiente mágico por las noches, te sumergen en un cuento del que no quieres salir. ¡Es como volver a la infancia!

Y, por supuesto, la decoración DIY. Pilar es una artista, creativa y polivalente que ha sabido darle el toque más personal a la casa. Me sorprendieron los cuadros realizados con plastilina con escenas de Elche de la Sierra o campos de flores. También las pinturas al óleo o acrílicas que decoran las paredes son obra suya. Cortinas, lámparas recicladas, detalles aquí y allá que ha creado ella misma y que convierten la casa en un hogar y no un simple alojamiento.

La Tahona te ofrece todo lo que puedes desear en una casa rural, tanto en invierno como en verano. Te aseguro que no vas a echar nada de menos. Ernesto te facilitará leña tanto para la chimenea en invierno como para la barbacoa, reduciendo el consumo eléctrico. Puedes disfrutar de piscina exterior y también de una interior que no utiliza la electricidad para calentarse, sino una caldera a leña.
Hasta el futbolín ha sido restaurado para continuar retándonos…¡y ya te digo yo que no te vas a resistir a echar una partidita!

Cuando hablas con Ernesto y Pilar de cómo restauraron y reformaron La Tahona, te das cuenta del tiempo y del trabajo invertido por ellos en la estructura, en cada detalle y notas el cariño con lo que está hecho todo.

Ernesto es un mago de la madera capaz de construir cualquier proyecto que imagine. Los suelos, las escaleras, los cabezales, los muebles…conforman una casa acogedora y sostenible a la que querrás volver siempre.

No es de extrañar que los clientes le den la mayor puntuación en los portales rurales no sólo como alojamiento, sino también en el servicio y la atención.

Por eso no me cansaré de recomendaros visitarla, pasar unos días en ese cuento de hadas y recorrer su entorno.
¡No os la podéis perder!

 

Pin It on Pinterest

Share This